Una carta que deberían leer todos aquellos que han abandonado o maltratado un animal

Hola chicos… ¡FELIZ AÑO 2019! Esperamos que hayáis tenido una buena entrada de año y ojalá que la compartáis con vuestro mejor amigo de cuatro patas, hoy os traemos una reflexión.. Una carta que habla sobre el abandono y maltrato animal, algo que debemos tener muy presente ya que es un problema que sucede cada día, y que ojalá llegue el día que no tengamos que hablar de ello porque por fin hayamos podido acabar con ello…

 

Una carta que deberían leer todos aquellos que han abandonado o maltratado un animal

De cómo tu perro cambió mi (nuestra) vida es un post publicado por Javier Ruiz en su blog Doblando Tentáculos. Es un texto maravillosamente escrito, que rebosa amor justo tras pagar el obligado peaje, y que deberían leer todos aquellos que han abandonado o maltratado a un animal. Javier me ha permitido traerlo aquí íntegro.

Cuanta más difusión reciba este escrito, mejor. Hay que multiplicar las posibilidades de que lo lean personas que hayan abandonado o maltratado un animal, pero sobre todo es importante que llegue a aquellas que podrían llegar a hacerlo y tal vez estén a tiempo de recapacitar.

Nunca, bajo ninguna circunstancia, el maltrato o el abandono pueden ser una opción para nadie.

¡Hola! Esto es una carta extraña, pues no sé a quién le escribo. Solo espero que algún día, por suerte o por tenacidad, llegue a la persona que abandonó a Caos: nuestro perro, que antes no fue nuestro, sino de alguien que no lo merecía.

Llegó a finales de junio del 2012, y se fue la víspera del día de Reyes del 2015, de madrugada. Sí, has leído bien: la noche de Reyes del año 2015. Vivió dos años y siete meses más de lo que supongo creías, y yo hubiese empezado a escribir esta carta en el mismo momento en que nos despedimos de él si hubiera podido reunir el valor para sentarme en la mesa de trabajo junto a la que él descansaba varias horas al día.

Si todavía no sabes si fue tu perro, te diré que lo recogimos en la carretera antigua que conecta Corbera de Llobregat con San Andrés de la Barca (la Ctra. de Sant Andreu), a la altura de aquella finca que está tocando con una de las curvas cercanas al Eroski, donde solía haber una luz exterior siempre encendida por la noche. Y si por fin estás leyendo esto, aprovecho para asegurarte que no te guardo rencor —ni tan siquiera él lo hacía, creo—, solo quiero (queremos) hablar contigo un minuto. Quiero que me escuches, a mí, que tengo la capacidad de llamar tu atención, a diferencia de aquel que fue tu perro una vez, pero no más.

Lo sé. Sé desde el principio que vas a sacar el tema. Era un perro viejo. Lo vimos tras el frenazo en el camino que te comentaba en el párrafo anterior. No obstante, ni yo ni mi pareja pudimos subir al coche sin él; aquel jueves solo queríamos sacarlo de la carretera y darle un sitio donde pasar la noche, aunque a mí me rehuía. Rehuía a todos los hombres, y lo siguió haciendo durante semanas.

También te diré que al día siguiente no fui a trabajar, sino a dos o tres veterinarios, y no te voy a engañar. El primero nos dijo que lo mejor era sacrificarlo. El segundo, no. Pero ten por seguro que hubiésemos seguido buscando hasta encontrar a aquel que quería luchar por darle una vida mejor.

Ese mismo día se le diagnosticó la hernia de disco que tenía en la espalda y una artrosis de tipo dos muy avanzada. Como sabes, eso hacía que caminase como las muñecas de Famosa, o como un muñeco de Playmobil, pues presionaba la médula constantemente; si te preocupaste alguna vez, mínimamente, seguro que lo recuerdas. Debes saber que le ayudamos a fortalecer las articulaciones con ejercicios, paseos, medicación (Previcox y Gabapentina) y visitas a la playa, buscando esa calidad de vida que creemos nunca había tenido. La herida de la trufa, aquella que nunca se cerraba, nos dijeron que no era leishmaniosis; y la oreja caída intuimos que fue de una infección que se extendió hasta romper el cartílago.

Era un perro viejo, pero también era un perro bueno, ¿lo sabes? Le gustaban mucho los niños pequeños, pero no comprendemos por qué; y los quesitos. Y sobre todo era fuerte. Tras toda una vida de descuidos, se recuperó. Le cuidamos, y casi corría… Casi. Como te imaginarás, nunca volvió a correr, si es que dejaste que lo hiciera vez alguna. Pero paseaba con nosotros, y no hacía falta que se apresurase, ni suelto ni atado, pues no nos alejábamos nunca demasiado de él.

Al cabo de unos meses nos daba besos, y nos perseguía por la casa, y formaba parte de nuestra familia; y sé que le cuidamos el cuerpo, como se pudo, pero sobre todo le sanamos el alma. De eso sí estoy seguro.

Era alegre, fuerte, cabezón, sociable, cariñoso y muy bueno. Era todo eso, y más. Demostró valentía, fuerza, energía, ganas de vivir y mucho amor por todos nosotros, cuando por fin se le permitió. Al principio, tenía pesadillas cada noche, cada vez que cerraba los ojos, y se escapaba cuando por un casual veía que me quitaba el cinturón, o me acercaba a él con una escoba entre las manos, o escuchaba un ruido fuerte. Pero demostró que quería vivir; que quería vivir mucho más. Y viajó con nosotros por toda Cataluña y Mallorca; a su ritmo, claro.

Ahora te pregunto a ti, a quien dejaste abandonado a Caos: ¿por qué lo hiciste?, ¿qué vida tenía mi perro? Y gracias. Gracias por dejar que nos permitiese cuidarlo y nos devolviese mucho más de aquello que alguna vez llegamos a darle. Quiero que sepas que era tan fuerte, que cuando tuvo que marcharse, hubiera querido seguir peleando por estar con nosotros; al final, se dejó ir. Y nosotros dos lloramos junto a él, durante horas. Si alguna vez lees esto, dime: ¿quién crees que llorará por ti? ¿Quién llorará por aquel que dejó solo, herido y en la oscuridad a un alma mucho más noble que la suya propia?

Si quieres puedes llamarme, escribirme, hablarme sobre la otra vida de mi perro, y recordar que todo aquello que tú no hiciste por él, lo hicimos nosotros. Y volveríamos a hacerlo, toda la vida, todas las vidas; porque no era a él a quien salvábamos, nos salvábamos a nosotros. Y si tú, o alguien de los tuyos lee esto, me gustaría que al menos lo supiese, que pensase en ello por un instante.

¿Podrías decirnos cómo se llamaba antes?, ¿por qué no hubo sitio para él?, ¿por qué le abandonasteis? No te hablo desde el rencor; simplemente no lo entiendo. Y él tampoco lo hacía. Ahora está muerto, y puedes creer que poco importa (tienes razón); porque no importa cómo murió (lo hizo muy bien), solo cómo vivió; eso sí, su otra vida; su segunda vida.

Y a vosotros, a todos aquellos que estéis leyendo esto —seáis pocos o seáis muchos, pero no seáis él o ella—, dejadme ser un poco egoísta. Ya sé que no tengo derecho, pues todos los días mueren cientos de miles de animales y personas a lo largo y ancho del mundo; pero dejadme pedir dos cosas, por mí y por Caos, ya que estos Reyes no han sido especialmente buenos con nosotros. Uno, compartid esto, por favor. Haced que se mueva como testigo vivo de mi (nuestro) perro y que tenga la oportunidad de llegar al verdadero lector de este mensaje; dos, hagamos que Caos, ese perro que tenía la columna y el morro destrozados a golpes, o a malos tratos, y que fue abandonado con aquel mosquetón enorme y oxidado que, con una cadena en su extremo, le había privado de caminar, de correr e incluso de ser, siga vivo; luchemos de verdad contra el maltrato animal y contra el abandono; luchemos por una ley que proteja a los animales y que favorezca las adopciones; y sobre todo luchemos por castigos reales contra los maltratadores, por un modo de consumo sostenible, por ser más naturales, por ser más personas, por aprender de ellos y para ellos; por ser mejores.

Caos, te queremos. Y ni Argos, ni Dana, ni los gatos duermen en el colchón todavía. Solo lo miran vacío, mientras tú ya descansas para siempre en nuestros corazones.

Perros que ayudan a reforestar bosques quemados

Un silencio sepulcral invadió el pasado enero los bosques de El Maule en Chile al ser devastados por un importante incendio que arrasó 467.000 hectáreas de bosque y se cobró 11 vidas. El incendio causó la muerte de numerosos animales y los demás se vieron en la obligación de huir de las llamas por lo que ya no se escucha el cantar de las aves o el aullido de los zorros que antes amenizaban el entorno.

Border collies (L to R) Olivia, Das and Summer pose with their special backpacks full of seeds amid a forest devastated by fire in Talca, about 350 kilometres south of Santiago on June 23, 2017. Instead of a vast, ancient native forest, there are only fallen trunks and burnt grasslands. But in an unprecedented campaign, three border collies are helping reforest extensive areas of Chile devastated by forest fires in early 2017. / AFP / Martin BERNETTI / TO GO WITH AFP STORY BY MIGUEL SANCHEZ CHILE-REFORESTATION-DOGS

Ahora se comienza un trabajo de reforestación de la mano de 3 perras de la raza Border Collie que se encargarán de sembrar la zona devastada con el fin de recuperar pastos, árboles nativos y flores que hagan retornar los animales salvajes que escaparon del fuego. Das de 5 años junto a Olivia y Summer de 1 año de edad, salen corriendo de la camioneta rumbo a la zona del bosque que les toque reforestar de la mano de su dueña Francisca Torres que financia de su bolsillo este trabajo con algunas pequeñas donaciones.

 

“La parte principal de esto es que la fauna pueda vivir”

En su lomo llevan unas alforjas llenas de semillas que caen al suelo por unos pequeños orificios a la vez que ellas corren, juegan y saltan totalmente ignorantes de la gran labor que realizan.

Las tres peludas han sido entrenadas por Francisca para atender a su órdenes y no atacar o herir a ningún animal silvestre.

Según Francisca, directora de Pewos, una comunidad virtual animalista y ecologista con más de 26.000 miembros, los Border Collie destacan por su inteligencia, energía y rapidez por lo que se convierten en perfectos sembradores.

Su utilización en esta tarea los hace muy provechosos ya que son capaces de recorrer 30km y descargar unos 10kg de semillas mientras que una persona tan sólo podría sembrar unos 3 km por día.

Llevan ya 3 meses trabajando en diferentes bosques de la región de el Maule, donde ya en algunos lugares ha comenzado a brotar el pasto, a asomar algunos arbolitos, enredaderas y hongos con la humedad del invierno.

“Pasamos por unas praderas que ya están completamente verdes y la verdad que es trabajo de ellas tres, de Summer, Olivia y Das”

Se espera que este próximo verano algunas semillas hayan germinado y muchas especies salvajes hayan regresado al entorno así como que hayan brotado los prados que sirven de pasto para vacas y caballos del lugar.

Una vez más los perros nos muestran su cara más amable, esa cara que no siempre quieren vendernos, esa cara que los medios de comunicación se empeñan en desprestigiar sacando a relucir noticias tan esporádicas como puede ser el ataque de un perro a un persona y sin embargo nunca mencionan la gran labor que miles de perros hacen a diario con tareas como la que hoy os contamos o bien en otros campos como la búsqueda y rescate de personas, la detección de explosivos o como colaboradores en inspecciones en busca de drogas o dinero negro entre  otras múltiples disciplinas en las que se lucen a diario.

Seguimos aplaudiendo el gran trabajo de grandes equipos, vivan las buenas iniciativas.

Aquí os dejamos un pequeño vídeo de estas tres perritas trabajando

Vídeo —-> https://goo.gl/B59t1F

Vía AFPES

logo-tienda

¡Me voy a tomar algo con mi perro!

Un pub al que puedes ir con tu perro a tomar algo..

Los animales pueden utilizar la barra o camas especiales donde encontrarán golosinas y helados especialmente preparados para ellos.

58 (1)

Al sur de Inglaterra se encuentra ‘El zorro y los sabuesos’, que ha sido votado como el mejor establecimiento de Inglaterra que admite perros.

Los animales pueden utilizar la barra o camas especiales donde encontrarán golosinas y helados especialmente preparados para ellos.

Para ver más —-> https://goo.gl/Zgwiwp

Vía Antena3.com

logo-tienda